La Cabeza

La cabeza tiene forma hexagonal en las reinas, triangular en la obreras y circular en el zángano; contiene los órganos de los sentidos: dos ojos compuestos, uno a cada lado de la cabeza y tres ojos simples (ocelos), ubicados en la parte superior de la cabeza; un par de antena de segmentos muy flexibles con una articulación como un codo de humano y aparato bucal.

La boca es adaptada a la función de lamer y chupar (succionar) y consiste de la probóscide [a veces llamada lengua o glosa] con dos pares de maxila y labio cada uno con un par de palpo, y dos mandibulares (que se abre a lado) y encima un labro.

Cuando la abeja se encuentra en reposo, todo este complejo bucal se halla replegado debajo de la cabeza y tórax.

El Tórax

La parte central, el tórax, se lo considera como el centro locomotor, puesto que está provisto de músculos fuertes y cortos, que aseguran el movimiento de las alas y el rápido desplazamiento por medio de sus patas. El tórax es formada por tres segmentos, de adelante hacia atrás; protórax, mesotórax y metatórax, (dándole el nombre a cada par de patas que se asientan en él y sosteniendo en su dos posteriores las alas.)

El abdomen

El abdomen tiene nueve segmentos (anillos) retractiles, de los cuales seis son  visible (El segmento inicial es parte del centro del cuerpo); en el zángano siete son visibles y tienen la forma de un barril.  Cada anillo tiene dos partes, una de mayor longitud que la otra con parte dorsal más grande de la parte ventral. Los segmentos se unen entre sí por membranas finas de gran flexibilidad que le permiten alargarlo o contraerlo, lo que se observa en la respiración o por expansión cuando las abejas tienen mucho néctar dentro su bolsa melaria.

En la parte inferior las obreras poseen ocho glándulas cerera y en su extremo superior están ubicadas las glándulas de Nasanof (arriba) el aguijón (abajo.) Dentro del abdomen se encuentra el sistema digestivo mayor de la abeja.

Las Patas

Las seis patas poseen cepillos para recoger el polen; las patas delanteras llamadas “palmas” son limpiadoras especialmente para las antenas. Las patas en la mitad tiene en su parte inferior una punta o espolón recto para transferencia de las hojas de cera a las mandibulas de la boca para preparar cera con la que construyen panales o cubren celdas con ninfas o miel madura. Las patas traseras, el tercer par, poseen las tibia ensanchada y con pelos formando una cestilla (o canasta), llamada corbícula en la que depositan y trasladan el polen desde la flor hasta la colmena.

Sistemas Internos