La abeja, llamada “abeja africana” o “la abeja africanizada” no es un hibrido. La población silvestre tiene un comportamiento y morfología casi igual al de las abejas del centro sur de África. Con la nueva evidencia de investigaciones de AND y proteína del cuerpo hay más soporte para esta conclusión. Ahora decimos que la abeja es un eco tipo geográfico.

Entonces es importante conocer a la abeja en su zona de origen. Las abejas africanas tuvieron su origen en zonas tropicales de clima cálido con periodos largos de sequía. Por milenios han afrontado condiciones rusticas y difíciles que les han hecho adoptar mecanismos para sobrevivir, como su predisposición a la migración o su alta capacidad reproductiva.

Por la misma supervivencia, la abeja africana desarrollo un eficiente comportamiento defensivo, producto de su reacción contante ante la gran cantidad de enemigos naturales en su hábitat africano, tales como hormigas, escarabajos, avispas, polillas e incluso especialmente el hombre, quien la ha explotado con métodos primitivos para desplazarla de sus nidos sin importarle la destrucción total de la colonia.

De acuerdo con esto, es necesario señalar que en América, donde existen ambos tipos de clima, templado y tropical, retienen las características descritas de su origen evolutivo y modifican solo parcialmente su comportamiento por la influencia del medio ambiente. Por esto decimos que es un eco tipo geográfico con el transcurso del tiempo será más diferente de la abeja del África.

La abeja africana es en promedio un poco más pequeña que las europeas. El color es muy variable, presenta bandas amarillas (distintas) en el abdomen y el escutelo amarillo (por tanto el nombre escutellata) dándose mezclas de colores hasta llegar incluso a ser complemente negras. Su compartimento es diferente en algunos aspectos y frecuentemente es posible distinguirlo por este comportamiento – ellas son muy nerviosas, corriendo en los marcos, crían mucho más crías producen menos miel, enjambran más, y son muy defensivas (saliendo de la colmena para defender.)

La densidad de la población en las colonias silvestres es muy alta, en comparación las otras razas. La capacidad de adaptación es muy variable, estas pueden sobrevivir en una gran variedad de hábitats. Ellas usan huecos más pequeños para su nido y si no hay, construyen sus panales afuera (20% o más de sus nidos.) Con respecto de su capacidad de producir miel, hay varias opiniones. En algunas condiciones ellas son más productivas pero en la mayoría de las investigaciones en condiciones iguales, la abeja africana produce menos miel. Alta producción de cría y por esto su expansión como raza es mayor. También tienen una recolección de polen mayor.