El enjambre es un comportamiento natural de las abejas de miel. Las abejas enjambran cuando ya no caben en su colmena existente. Un enjambre consta de una sola reina y una gran población de trabajadores que han dejado la colmena, y que se agrupan temporalmente en un árbol, un vallado o alguna otra estructura.

Los apicultores deben intervenir para capturar el enjambre antes de que puedan mudarse a un nuevo emplazamiento, y la reina y los trabajadores establezcan  una nueva colonia. Las colonias originales que enjambran son menos productivas en general y producen menos excedente cosechable, de modo que los apicultores activamente dividen las colonias para evitar este evento y de esta manera mantenerlas productiva.