Las plagas de las abejas y los nidos de abeja, junto con agentes patógenos causantes de enfermedades, buscan productos apícolas como la miel y cera de abejas como alimento. Las reservas de alimentos, las abejas y sus nidos, atraen a una amplia variedad de plagas y patógenos indeseables.

Los patógenos le causan enfermedades tanto a las larvas como a las abejas adultas. Algunos son virus y otras, como las bacterias, puede matar larvas. Una enfermedad particularmente grave es “Loque americana”, que los apicultores deben eliminar para evitar que otras colonias sean infectadas. Otros patógenos son tratados con la administración de antibióticos para controlar los daños.