Las abejas criadas con métodos modernos en colmenas fabricadas por el hombre fácilmente producen cantidades cosechables de miel y otros productos apícolas. Los apicultores que buscan establecer y desarrollar mercados locales para sus productos pueden comercializar directamente en las comunidades locales, o vender directamente a los vendedores establecidos en el mercado.

A como vayan creciendo las ventas y los volúmenes, los mercados regionales, nacionales e incluso internacionales son potencialmente rentables para los apicultores comerciales.

Más información en El Mercado (pdf)