A pesar de que existen otras especies de abejas. La abeja Apis mellifera es la única que produce cantidades considerable de miel, cera, polen y también contribuye en el incremento de la producción de cultivos agrícolas, por ser un agente polinizador por excelencia. La destrucción que pueden causar los químicos puede significar pérdidas cuantiosas para la agricultura, por efectos del uso intensivo de insecticidas tóxicos para las abejas y otros insectos que son importantes en la polinización.

Los insecticidas pueden afectar las colmenas en diferentes formas. Algunas abejas mueren en el campo, algunas otras abejas afectadas en el campo regresan a las colmenas contaminando a las crías, y la alimentación de la colmena con consecuencias que pueden llegar a eliminar completamente la colonia. Antes de morir, las abejas intoxicadas pueden ponerse irritables, paralizarse o pueden desarrollar otras anormalidades en su comportamiento. Cualquiera de estos síntomas son buenos indicadores de que una colonia ha sido intoxicada por insecticidas pero nunca diagnostique esta condición solo observando las abejas muertas en la piquera o en el suelo porque puede dejarse otra anormalidad, causa.

Lamentablemente se puede hacer muy poco para proteger sus colmenas. Por supuesto debe usar insecticidas solo cuando sea necesario. Aplique insecticida solo cuando las flores están en estado de “botones” o cuando las flores empiezan a caerse. Antes del tratamiento con el  insecticida, corte las flores silvestres cercanas y dentro el campo donde se va a aplicar el químico. Para el apicultor casi la única posibilidad es mover las colmenas a 5 km o más de distancia del campo donde va a ser aplicado el químico. Es importante tener una buena comunicación entre los que usan los insecticidas y los apicultores. No todos los insecticidas tienen los mismos efectos y es posible utilizar un material con menos toxicidad par las abejas.

 Plantas toxicas

Cuando las obreras toman néctar o polen de algunas plantas en las que se uso químicos hay una intoxicación del néctar. El rododendro es una de estas plantas pero la mayoría  son difíciles de identificar. Por suerte su distribución o efecto negativos son limitados y poco son toxica para los hombres.