Es posible mantener colmenas de abejas sin problemas.

Pero la colonia, el nido, la cantidad de cuerpos, etc. son recursos a ser explotados por otros animales. Las abejas no tienen más enfermedades o problemas que otros animales pero con tantos años de cría y manejo, conocemos  más de las enfermedades de las abejas en comparación con otros insectos.

Los apicultores se constituyen en la 1ra línea de defensa antes de plagas y enfermedades. Es difícil conocer exactamente cuál es el problema pero los apicultores saben que hay un problema, especialmente cuando es seria. Diagnosticar requiere práctica – se recomienda buscar ayuda.

La mayoría de las enfermedades son contagiosas  y pueden ser diseminadas por:

  1. Enjambres
  2. Los Zánganos – son móviles entre colonias
  3. Las abejas pilladoras
  4. Por el apicultor – el mayor factor con colmenas de apicultores
  5. Unión de colmenas
  6. Alimentación
  7. Inspección de colmenas con la misma palanca, ropa, etc.
  8. Malas prácticas con pesticidas – por esto las enfermedades y parásitos son resistentes
  9. Falta de inspección y control

Las abejas por instinto y en forma natural combaten eficazmente algunas enfermedades, y durante siglos han generado resistencias que les permiten vivir en condiciones más adversas. Las nuevas plagas/enfermedades, como el acaro y nosema, son los más peligrosos y difíciles de controlar. El control variará en función del objetivo individual del apicultor – no hay solo una recomendación a combatir estos malas condiciones.

En la apicultura las enfermedades que se pueden presentar se dividen en dos estados:

  1. Enfermedades de la cría
  2. Enfermedades que afectan la vida de la abeja adulta
  3. Ácaros parasitarios