La tarea de revisar las colmenas es relativamente sencilla. Sin embargo la revisión sin conocer el tema puede llevar uno a cometer errores con resultados nefastos, si se causa la irritabilidad de las abejas. Una regla importante en el manejo es el de abrir las colmenas solo en caso de ser necesario en razón a la desorganización que causamos en la colonia con la consiguiente pérdida de cosecha. Por eso se han ideado formas prácticas de agilizar y mejorar el trabajo.

Lo primero es equiparase con ropa apropiada. Durante el verano y en  algunos sitios el apicultor necesita vestirse apropiadamente antes de salir del vehículo, encender el ahumador para que aporte humo suficiente (blanco y denso) y muñirse de todos los demás elementos necesarios. Algunos prefiere  tener equipo extra dentro el apiario (en una casita por ejemplo) en caso de necesitarse al revisar las colmenas.

La primera actividad es ver la piquera y el área inmediatamente al frente de la colmena. Algunos aspectos para observar son: